CINERSIS

Sunday, December 07, 2008

PEPI, LUCY, BOOM Y OTRAS CHICAS DEL MONTÓN


Año de producción: 1980
País: España
Dirección: Pedro Almodóvar
Intérpretes: Carmen Maura, Olvido Gara, Eva Siva, Concha Grégori, Kiti Manver, Félix Rotaeta, Assumpta Serna, José Luis Aguirre, Cecilia Roth, Pedro Almodóvar, Julieta Serrano.
Guión: Pedro Almodóvar
Fotografía: Paco Femenia
Duración: 90 min.
Género: Comedia

La primera vez que vi esta película eran las tres de la mañana. Estaba sentada en el living de mis padres y yo, desvelada como siempre, me puse a hacer zapping. Entonces caí en un canal de esos argentinos que dan películas las 24 horas del día y cuando veo el nombre de Almodovar en una pantalla tan colorida, con una música tan vintage... Y en plena madrugada, yo dije... Me quedo.

La historia de esta película comienza en 1978, cuando Almodovar escribe el guión inicial siendo un humilde empleado de "Telefónica". Dos años después, esta se convertiría en su primera película comercial. El principio de una carrera a través de la cual ha tenido aciertos y desaciertos... Aunque debo admitir que más de lo primero que de lo segundo.

La trama
Pepi es una muchacha bastante liberal que vive en un piso de Madrid. Pero no hablamos de cualquier Madrid, sino de aquel inmerso dentro del "Destape español", el mismo que apareció en la vida de los españoles tras la muerte del caudillo, Franco. Hablamos de una españa que no se hace tapujos por nada, que vive la vida desenfrenadamente. Eran los días de la "Movida madrileña", movimiento contracultural surgido durante los primeros años de esta transición post - franquista.


Es en este ambiente donde Pepi desarrolla su vida. De hecho tiene un plan para ganar mucho dinero. Vender su virginidad al mejor postor. Pero todos sus planes se ven truncados tras ser violada por un policía. Es entonces cuando Pepi (Carmen Maura) jura venganza y esta comienza cuando un grupo de sus amigos le dan una paliza. Sin embargo, ellos equivocadamente atacan al hermano gemelo del policía y por eso Pepi vuelve a intentar vengarse, convenciendo a Luci (Eva Siva), la mujer masoquista del policía, de abandonarlo por una cantante punk de tendencias sádicas: Bom, (Alaska). Las tres exploran la escena joven de Madrid, asistiendo a fiestas, clubs, conciertos y conociendo a personajes escandalosos. Luci vuelve con su marido una vez que él la logra "satisfacer" dándole una paliza y hospitalizándola. Ahora solas, Pepi y Bom deciden vivir juntas.

Censura
No lo voy a negar. La película es fuerte, por lo menos para mí, pero aún así la veo. Sexo, sexo violento, sexo burdo, reuniones con sexo y mucha música punk. La verdad es que no la saco de mi DVDteca personal de vez en cuando para ver a los españoles ochenteros saciando sus extrañas costumbres de alcoba, ni por ver a una mujer siendo orinada por otra, ni por ver un gracioso concurso en donde se ve "Quién la tiene más grande", es sólo que me da tanta risa y si a eso le sumamos el hecho de que Almodovar metió sus manos y su ingenio en esto... No hay por donde perderse.


Visto está que en Chile no estábamos preparados para tanto destape. Por eso la censuraron. Y seguía censurada cuando yo la vi, oculta por la oscuridad de la noche. De hecho, no sé como las autoridades chilenas no se dieron cuenta de tal error en sus seguridades para con las películas tachadas. Me acuerdo yo de todo el escándalo que armaron cuando quisieron estrenar "La última tentación de Cristo", que de escandalosa no tenía nada. También me acuerdo que en las noticias, hace algunos años apareció el caso de un inocente hombre que compró la película "Las edades de Lulú" por internet. Tuvo que pagar un multa gigante. La película también estaba censurada. Y fíjense que pocos días antes la había visto en el mismo canal en que dieron "Pepi...".

Puedo decir que hace tanto tiempo que no escribía aquí, que al final la recomendación queda de lado. Sólo puedo comentar que llevé esta película a mi clase de Periodismo de Artes y espectáculos en la universidad y lejos de escandalizarse, todos le pidieron al profesor que para la próxima sea él el encargado de llevar películas para ver. Porque las mías son demasiado fomes. En fin.